El CD Larraina ha estado muchos años asociado a este deporte en Navarra.

El waterpolo ha sido, junto a la pelota y la natación, el deporte de mayor tradición en el Campo de Deportes Larraina. Creado como sección deportiva en el año 1969, Larraina acogió, en el año 1934, el primer partido de waterpolo disputado en Pamplona: un “choque” entre una selección de jugadores navarros y el Club Deportivo Bilbao.

El nombre de Larraina ha estado durante muchos años asociado en Navarra a la práctica del waterpolo. Y no es para menos. A finales de los años 60, un grupo de socios conformado por nadadores como Manolo Ezquieta, Miguel Ángel Irañeta, Pepe Pastor, Alberto Pastor, Agustín Pérez Seoane, Emilio Huerta, Chema Esparza, Alfredo Saraldi y Fermín Manso, todos ellos amigos de cuadrilla, comenzaron a practicar un deporte en el que fueron pioneros en la Comunidad Foral.

Su primera competición oficial la disputaron en Bilbao, en el Campeonato Vasco-Navarro del año 1970. A partir de entonces, el equipo del Club comenzó a acudir a competiciones regionales hasta dar el salto a la categoría nacionalen 1975.

Primeros pasos de la cantera:

Dos años más tarde, tras finalizar en tercera posición en la 3ª División Nacional, uno de los pioneros del waterpolo del CD Larraina, Fermín Manso, creó una estructura de categorías inferiores que permitió que los socios más jóvenes se iniciaran en la práctica de esta modalidad deportiva.

Y así llegaron los felices 80. En esta década, los Casado, Chocarro, Zabalza, Los Arcos, Munárriz, Oficialdegui, Esparza, Irurtia, Elizalde, Ramos, Bidegain, Ruiz, Taberna, Garay, Sánchez, Tardáguila, Elizari, Echando, Pueyo, Azcárate, Jáuregui, Lizarazu, Martínez, Eguino y Aranguren, dirigidos por Fermín Manso, cosecharon el ascenso a la 2º División Nacional y a la División de Honor en 1987.

Así, el waterpolo se fue consolidando en el Club y a los éxitos del equipo absoluto le acompañaron los de las categorías inferiores, con pases a finales del Campeonato de España en 15-16 años y 17-18 años. Entre otros hitos, el equipo navarro se convirtió en el único conjunto que no pertenecía a Cataluña o Madrid. Del mismo modo, en estos años los nombres de Garay y Echandi comienzan a sonar en el ámbito waterpolero nacional, hasta el punto de que ambos consiguieron la convocatoria para las selecciones inferiores españolas (junior e infantil, respectivamente).

La década de los 90 está unida al nombre de Miguel Angel Elizari, entrenador del equipo de la Cuesta durante diez temporadas consecutivas (1991-92 a 2000-01). Con el descenso de categoría en el ejercicio 89-90, Elizari formó un renovado equipo con el objetivo de volver a la máxima categoría del waterpolo nacional, consiguiendo consolidarse en la División de Honor Nacional (grupo A2: 1994-2001), y dando el salto de nuevo a la máxima categoría en la temporada 2001-2002.

En la campaña 97/98, el CD Larraina cambió su política deportiva acudiendo al mercado extranjero de jugadores, incorporando al internacional eslovaco Marian German y logrando una excelente tercera plaza que dio opción a jugar por primera vez la Copa del Rey.

La década de los 90 vio como jugadores de la casa probaban fortuna en equipos extranjeros. Mikel Garay y Javier Zabalza militaron profesionalmente dos temporadas en el potente equipo alemán SSV Esslingen, e Iñaki Echandi terminaría su carrera deportiva en Inglaterra en el equipo amateur Roiton.

Ya en la primera década del siglo XXI, concretamente en 2001, uno de los jugadores más carismáticos de la historia del Club, Ángel Irurtia, se retiraba del waterpolo de competición. Antes, en 2000 la selección española olímpica, campeona del mundo con su seleccionador Joan Jané, dio una conferencia y visitó Larraina junto a los míticos Manel Estiarte, Jesús Rollán y Toto García, entre otros.

La temporada 2001-2002 fue la del retorno a la máxima categoría, una vez más bajo la tutela de Fermín Manso. En un memorable último partido, Larraina logró derrotar a su máximo rival esa temporada, el Sant Feliú, ante más de 100 aficionados navarros que se desplazaron a Cataluña para animar al equipo.

Mejor equipo navarro en 2002:

El año 2002 el equipo de waterpolo de Larraina fue nombrado mejor equipo navarro del año por el Gobierno de Navarra, premio que se encuentra en el vestíbulo del Club y que fue recogido por el capitán Félix Jáuregui.

La temporada 2002-03, Larraina se reforzó con 3 jugadores croatas (Hrvoje Sintic, el boya Vedran Jerkovic y el portero Dalibor Subota), el defensor madrileño Liras y el entrenador también croata Angelko Mrzlac, además de contar con la base del equipo compuesta por jugadores navarros amateurs, comenzando por su capitán Félix Jáuregui, el segundo entrenador David García y los jugadores Mikel Garay, Javier e Iñaki Zabalza, Mikel y Julen Artola, Mikel Reta, Unai Castells, Mikel Esparza, Ion Esteban, Arkaitz Alzueta, Javier Arriazu y Javier Larrea.

Un 11 puesto y la permanencia conseguida en la promoción tras ganar a la UE Horta fue el resultado del primer año en División de Honor, así como el final de las carreras deportivas de Félix Jáuregui y Mikel Garay.

En la temporada 2003-04 se repitió el puesto 11 en la clasificación tras ganar en la promoción al CN Hospitalet. En esta temporada el entrenador fue Quim Colet, y Mikel Garay volvió a jugar para ayudar a su equipo. En la tercera temporada consecutiva en División de Honor el entrenador fue Félix Jáuregui y el segundo entrenador Mario Jiménez. El equipo descendió a pesar de tener opciones de salvar la categoría hasta el último partido de liga.

En junio de 2006 se crea el Club Waterpolo Navarra. La creación del mismo produce reacciones encontradas entre los socios, que empiezan a manifestar su apoyo o disconformidad en las asambleas que se celebran ese mismo año. Posteriormente, el desacuerdo entre los socios lleva a una tensa asamblea que provoca la dimisión en pleno de la Junta presidida por Jesús Ansuategui y a la convocatoria de una asamblea donde se presentan dos candidaturas diferentes en cuanto a su forma de entender la práctica deportiva en el Club. La candidatura que pide que las distintas secciones deportivas se compongan única y exclusivamente por los socios del Club resulta vencedora por abrumadora mayoría.

En 2008 vuelve al club la escuela de waterpolo y se crean diferentes grupos en categoría infantil y cadete que comienzan a participar en las ligas de Euskal Herria. De la mano de Iñaki Zabalza y Asier Esteban la escuela empieza a coger forma y aumenta el número de jugadores de una forma considerable.