El aikido comenzó a practicarse en el Campo de Deportes Larraina en el año 1997, por lo que este año se cumple su vigésima temporada como actividad en el Club.

Con el paso de los años ha ido aumentando el número de participantes bajo la instrucción de Joaquín Azcárate, siendo muchos de ellos ahora alumnos de un nivel muy alto. Sin embargo esto nunca ha supuesto un conflicto para los nuevos participantes ya que se adecua la exigencia de la sesión y el emparejamiento en las clases al nivel de todos, para que cada uno pueda asimilar las técnicas en su debido momento.

Dado el carácter no competitivo del aikido la práctica de esta disciplina está supeditada al propio proceso de aprendizaje, al disfrute y la superación personal del alumno y todo ello en el gran ambiente generado en las clases.